domingo, 10 de septiembre de 2017

¡MENUDA FAMILIA!


El 10 de septiembre de 1975 se nos fue de este mundo George Paget Thomson (1892-1975), físico inglés premiado con el Premio Nobel de Física en 1937, compartido por CJ Davisson, por sus trabajos sobre la difracción de los electrones cuando atraviesan una sustancia cristalina, trabajos en los que mostraba que los electrones se mostraban como ondas.

George Paget Thomson era hijo de J J. Thomson (1856-1940), físico que ganó el Premio Nobel en 1906 por sus investigaciones en la conducción de la electricidad por los gases. J J. Thomson comprobó que los rayos catódicos se desviaban en presencia de campos eléctricos y magnéticos y además estaban constituidos de partículas de carga negativa, se acababa de descubrir…el electrón.

George Paget Thomson y abajo,  J J. Thomson

domingo, 6 de agosto de 2017

El 6 de agosto de 1881 nació Alexander Fleming



El 6 de agosto de 1881 nació Alexander Fleming, el científico británico que descubrió la penicilina, un descubrimiento que ha servido para salvar la vida a millones de personas. 

Antes de Fleming, era elevada la muerte por infecciones bacterianas y, con la esperanza de que pudiera llegar su medicamento a la mayor parte de la población, no lo patentó. 

Fleming recibió el Premio Nobel de Medicina en 1945 junto a Ernst Boris Chain y Howard Walter Florey “por el descubrimiento de la penicilina y su efecto curativo en varias enfermedades infecciosas”.

Por cierto, disfrutamos en 1948 de su visita por España. En la siguiente imagen del diario La Vanguardia se puede leer sobre su paso por  Barcelona.


lunes, 31 de julio de 2017

Cayetano Antonio Ripoll, condenado por hereje en el siglo XIX

El 31 de julio de 1826, fue ahorcado en Valencia, por hereje, Cayetano Antonio Ripoll (1778 -1826), un maestro de escuela de ideas liberales y exprisionero de los franceses tras ser apresado en la Guerra de la Independencia. Ripoll no seguía la doctrina católica al ser acusado de hereje por algunos coetáneos. 

La Junta de Fe de la diócesis de Valencia ordenó su arresto y tras dos años de cárcel en los que se mantuvo firme en sus ideas fue condenado a muerte por hereje contumaz.

Entre otras cosas le acusaron de no creer en los postulados de la iglesia católica, de obligar a que los niños del colegio dijesen “Alabado sea Dios” en vez de “Ave María Purísima” y de no acudir a misa. Según algunas fuentes parece ser que Ripoll era deísta.

Naturalmente esta publicación no es , ni pretende, ser un ataque hacia ninguna creencia y a la buena labor que realizan muchas personas, pero sí a la sin razón de unos pocos. Estamos en la España de 2017, hemos cambiado, y actos así por desgracia se han venido realizando por distintas ideas y creencias a lo largo de la historia, pero me atrajo la penosa historia y la fecha..1826, no hace mucho.